Shanghai Sky Clinic
Home » Artículos » La escalada indoor, un deporte para las grandes ciudades.

La escalada indoor, un deporte para las grandes ciudades.

Por Xavier Ricci

La escalada indoor se ha convertido en los últimos años en un deporte cada vez más popular en todo el mundo. Esta forma de escalada nace como una alternativa a la escalada en roca o al aire libre que gracias a sus características especiales de seguridad y comodidad se está convirtiendo en un deporte cada vez más habitual en las grandes ciudades. China no es una excepción y cada vez es más fácil encontrar algún centro para practicar este deporte, especialmente en Beijing y en Shanghái.

En origen este deporte nació a finales de los años 80 en Canadá, con la idea de imitar la experiencia de la escalada en roca, sin depender de las condiciones atmosféricas o de las horas de luz. Aunque inicialmente solo se construían paredes lisas hechas de ladrillo, con el tiempo las instalaciones utilizadas para este tipo de deporte, llamadas rocódromos, se han ido perfeccionando. Actualmente se construyen con fibra de vidrio o resinas, consiguiendo texturas que simulan la roca natural y ofreciendo a los escaladores paredes con brechas, formas orgánicas y todo tipo de inclinaciones.

Aunque este deporte no tiene el encanto del contacto con la naturaleza, el hecho de ofrecerse dentro de las ciudades ha hecho que la escalada haya pasado de ser una actividad de fin de semana con largos desplazamientos, a convertirse en un deporte que se puede practicar cualquier día al salir de la oficina.

Además se trata de un deporte muy flexible a las capacidades de cada persona. Es fácil encontrar compartiendo rocódromo a un grupo de niños riendo y jugando, con atletas sin un gramo de grasa. Una de las principales ventajas de los rocódromos es que permiten ajustar las “rutas” a todos gustos o los niveles. Si una persona sin experiencia tiene miedo a las alturas, por ejemplo, puede practicar rutas de escalada en horizontal. Estas rutas consisten en desplazarse horizontalmente por una pared, a menudo a escasos centímetros del suelo, usando un número limitado de presas (nombre que reciben los puntos de apoyo para los pies y las manos). Otra opción, normalmente, la preferida por los mas jóvenes, es hacer una escalada vertical. Este tipo de escaladas siempre cuentan con una persona experimentada que controla en todo momento la seguridad mediante una cuerda atada al arnés que obligatoriamente lleva el escalador.

escalada indoor 2

La dificultad de las rutas normalmente esta relacionada con la distancia que existe entre una presa y otra y con la facilidad de agarre que ofrecen las presas. Las rutas más sencillas pueden ser tan fáciles como subir una escalera de pared, pero las más complejas pueden resultar imposibles para personas no experimentadas.

Normalmente en una misma pared encontramos diversas rutas entrecruzadas. Las rutas a seguir se distinguen según los colores y diseños de las presas. En algunos casos estas presas llevan incluso indicaciones de que mano o que pie debe apoyarse en ellas, para mejorar ciertos aspectos técnicos concretos como por ejemplo el cruce de piernas, el agarre de presas pequeñas, el uso de las presas de pies, etc.

Respecto a los materiales necesarios, en la mayoría de rocódromos se puede alquilar todo lo necesario para practicar este deporte de forma segura, desde pies de gato a arneses, cuerdas o incluso cascos. Practicar este deporte en Shanghái cuesta entre 30 y 60 yuanes cada vez, dependiendo de si es fin de semana y de si se tienen o se alquilan los materiales. Como en todos los centros deportivos, los rocódromos ofrecen ofertas especiales si se compran entradas para grupos o para un periodo de tiempo concreto.

slackline

Aparte de la escalada, en los últimos tiempos también es fácil encontrar en muchos rocódromos unas cintas tensadas para practicar una nueva modalidad de funambulismo llamada Slackline. Se trata de un nuevo deporte inspirado en la cuerda floja, que consiste en hacer piruetas sobre una cinta semi-elástica de nylon de entre 4 y 8 centímetros de ancho. Aprovechando el suelo acolchado con el que ya cuentan los rocódromos y que la mayoría de sus clientes se pasen el rato pegados a las paredes, el espacio central de estos centros deportivos esta resultando un hábitat ideal para la proliferación de este nuevo deporte, a medio camino entre el yoga y la cama elástica, que cada vez cuenta con más escaladores entre sus adeptos. El slackline resultar una actividad divertida para practicar mientras los músculos de los brazos se recuperan de la escalada, y a la vez, también ayuda a mejorar el equilibrio. No hay que olvidar que una de las bases de la escalada es el control del centro de gravedad del propio cuerpo, que es una forma de equilibrio.

A continuación apuntamos algunos de los rocódromos más importantes de Shanghái:

El Stadium Rock Climbing Centre
stadium rock climbing center
En el 666 de Tianyaoqiao Lu(徐汇区天钥桥路666号) encontraréis este espacio que cuenta con 8 paredes principales de 20 metros, y está considerado como uno de los mejores de toda china. Cuenta con rutas para todos gustos y niveles. Entre semana está abierto entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde, los fines de semana abren hasta las 10 de la noche. La entrada cuesta entre 40 y 50 yuanes

El rocódromo de Hengyi
u0-cus-d2-1c2177c111c94244a42b738a6b65b0f3^pimgpsh_fullsize_distr
En el Segundo piso del estadio de fútbol de Hong Kou (虹口足球场), subiendo desde la puerta 21, encontraréis uno de los rocódromos más populares de la ciudad, con subidas verticales y recorridos horizontales para todos los gustos y niveles. Este gimnasio también tienen una Slackline para practicar el funambulismo y aunque el espacio parece un poco desangelado, se trata de un lugar seguro y con monitores profesionales que ofrecen clases individuales y de grupo, incluso en inglés. Está abierto todos los días del año entre las 10 de mañana y las 10 de la noche. La entrada cuesta 40 yuanes.

El centro de escalada Rockdancing
rock dancing
A apenas 10 minutos de distancia, en el 128 de Huayuan Lu (虹口区花园路128号1A楼105室, 近中山北一路) se encuentra este rocódromo, parcialmente en el exterior de una fábrica reconvertida, con clases especiales para niños. La entrada cuesta entre 40 y 50 yuanes.

Autor: Hola China

Deja un comentario