El hànzì 汉字, idioma del futuro para los latinoamericanos.

Home » Artículos » El hànzì 汉字, idioma del futuro para los latinoamericanos.

Por María Caraballo Fernández

难不难 Nan bu nan. un mundo cada vez más interconectado y globalizado, el mercado laboral se ha transformado en un escenario extremadamente competitivo y cada vez más exigente, a la hora de la búsqueda de un trabajo, el manejo de diferentes idiomas no solo es considerado como un plus sino que también se ha convertido en un requisito indispensable por muchas empresas a la hora de elegir el candidato ideal para un determinada posición.

studying chinese

Debido al auge económico experimentado por China a partir del 2007 y 2008, el idioma mandarín o mejor conocido como Pǔtōnghuà 普通话 se ha convertido en una tendencia actual para millones de latinoamericanos, que han cruzado kilómetros de distancia para estudiar los hànzì 汉字 o caracteres chinos que muchos consideran como el idioma del futuro.

Dentro de las Universidades más famosas para el aprendizaje del idioma Chino se encuentra la 北京语言大学 Universidad de Lenguas Extranjeras de Beijing que anualmente recibe millones de latinoamericanos ya sea por convenios culturales o por medios propios deciden estudiar el idioma mandarín casi siempre el proceso de adaptación a la cultura e idiosincrasia china así como también el proceso de aprendizaje del idioma se ha convertido en un proceso lento, difícil, y muchas veces tedioso pero al final del camino los resultados son impresionantes y prometedores para muchos latinoamericanos.

Como es el caso del venezolano José Fernández que por razones laborales su familia, decidió mudarse a China en el año 2002, y con tan solo 11 años de edad, con mucho esfuerzo empezó a estudiar el idioma hasta el punto de llegar a distinguirse como el traductor oficial de su familia. José no solo se encargaba de comunicarse con los chinos sobre importantes tareas relacionadas al arrendamiento de su casa, pagos de servicios públicos tales como agua, electricidad, gas, calefacción sino que también ante cualquier emergencia, él se encargaba de dialogar con los chinos en los hospitales y supermercados.

En conversación con él, nos describe cómo fue su proceso de adaptación a la cultura china y al aprendizaje del idioma. “Al venir a China no entendía el idioma mandarín, mi mama me exigía que le ayudara a traducir pero no podía, me resultaba difícil entender una palabra, pensaba que eran sonidos y no palabras. En el colegio no entendía a mis amigos ni a mis profesores, me sentía triste, llegaba del colegio a las 4 de la tarde y luego tenía que hacer tareas hasta las 10 de la noche, fue una época difícil pero con la ayuda de mis tutores privados y con la fe y perseverancia que mantenía, luego de un año empecé a entender y hablar con la gente en la calle, la mayoría ancianitos, también me hice cargo de ayudar a traducir a mi mamá en los mercados, tiendas y hospitales”.

Debido al esfuerzo constante de José en el idioma, el gobierno de China decidió otorgarle una beca por una duración de 4 años para estudiar en la prestigiosa Universidad de Pekín, la carrera de economía y ciencias políticas en el idioma que más domina el chino mandarín.

Otro caso es del estudiante Pablo de Argentina que estudia en la Universidad de Estudios Internacionales de Beijing, quien nos comenta su experiencia al llegar a China, “Ésta es la primera vez que viajo al exterior y justamente lo hago para venir a China, gracias a una beca que me fue adjudicada por el gobierno de China. Cuando llegue estaba completamente asustado no solo por el idioma, sino también por la cultura y la comida, sin embargo comencé a conocer muchos estudiantes de todas partes del mundo, quienes estaban pasando lo mismo que yo y eso me hizo sentir un poco a gusto en este país, comencé a adaptarme al estilo de vida de Beijing y a experimentar un nuevo desafío como es estudiar el chino mandarín. Al final pienso que una vez que domine este idioma, podré trabajar aquí en China o conseguir un trabajo en mi país que tenga relación con China”.

A pesar de las dificultades y muchas frustraciones que implica el estudio del idioma mandarín, los resultados para millones de latinoamericanos son extraordinarios, su futuro es prometedor en el campo laboral y sus sueños lejanos se ven convertidos en realidades palpables.

El estudio de un idioma más allá de convertirse en una habilidad, es una oportunidad de conocer y derribar barreras culturales, de conocer otras culturas y sus idiosincrasias y de enriquecer el conocimiento y el alma. Vivimos en un mundo donde el desarrollo profesional y el enriquecimiento personal van de la mano, y ambas nos ayudan a competir en el difícil campo laboral.

María Caraballo colaboradoraMaría Caraballo Fernández

Abogada egresada de la Universidad Santa María,   Venezuela, con una especialización   en Política Internacional y del Este Asiático de la Universidad de Jilin China. Ha desempeñado diferentes cargos como Asesora Legal en Oficinas Gubernamentales en Venezuela y bufetes privados de Venezuela. Actualmente se encuentra estudiando el tercer año de chino mandarín en la Universidad de Estudios Internacionales de Beijing.

 

Autor: Hola China

Posts similares

Deja un comentario